Dar Lugar | Estado de la revista (junio 2016)
1791
single,single-post,postid-1791,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled, vertical_menu_transparency vertical_menu_transparency_on,side_area_uncovered_from_content,columns-4,qode-theme-ver-8.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4,vc_responsive

Estado de la revista (junio 2016)

darlugares

15 Jun Estado de la revista (junio 2016)

Como sabéis, la revista Dar Lugar se define desde el principio como “prensa lenta”. Y esa lentitud nos permite ser un poco más libres, pero también corremos el riesgo de dejarnos arrastrar por ella hasta permanecer en la demora permanente.

El último número, el cuarto, salió hace ya unos meses y por estas alturas de año ya tendría que haber salido el cinco. Sin embargo, continuamos pausados, ligeramente estancados. Sabéis que Dar Lugar no es una empresa, ni tiene un equipo grande detrás, sino que se trata de algo artesanal, mimado y por ello frágil. Y si bien el objetivo comercial nunca lo colocamos en la lista, la sostenibilidad también debe pasar por este ámbito.

Esta carta quiere compartir con quienes formáis parte de la revista, ya sea a través de las colaboraciones, subscripciones o lecturas esporádicas, el momento por el que pasamos. Un momento que quiere ser alegre, pero que también implica asumir ese grado de realidad imprescindible para borrar ilusiones vanas. Para despojarse, para llegar un poco más a esa esencia.

En estos meses de pausa, Dar Lugar se ha pensado a sí misma, se ha mirado en el espejo, ha escuchado que ocurría si callaba. Y ha visto que seguir, con ilusión, hay que seguir, aunque quizá de otra manera.

Dar Lugar, hoy, camina lenta, acarreando con ligereza su propia historia, consciente de su recorrido en estos dos años. Y mira hacia delante un camino todavía por trazar. Esta carta forma parte de estos pasos, necesarios, para deciros: no hemos desaparecido. Dar Lugar continúa respirando, escondida.

Esperamos. Esperamos con ese doble sentido, sentados y atentos, deseosos y expectantes. Queremos que Dar Lugar sea lo que es, más allá de un formato determinado. Esperamos junto a ella, la acompañamos en su crecimiento, y la vislumbramos más nutrida, más madura, y también más necesitada que nunca de abrazos, de apoyos, de ecos.

Pronto -en ese pronto que para algunos es demasiado largo- habrá más pasos, más movimientos, más oportunidades de dar lugar a testimonios, experiencias y propuestas que nos conmuevan. El cómo permanece todavía semivelado, pero el qué continúa siendo el de siempre. Germinando, sí, pero con el propio ritmo interno y lleno de incógnita.

Muchas gracias por seguirnos en esta aventura, desde el afecto y la paciencia.

Un abrazo de letras,

Dídac P. Lagarriga
Dar Lugar
Junio 2016