Dar Lugar | Artículo: “Takashi Sasaki, el hombre que estaba allí”, por Ángela Santos (texto) y Eva Vázquez (ilustración)
177
single,single-post,postid-177,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled, vertical_menu_transparency vertical_menu_transparency_on,side_area_uncovered_from_content,columns-4,qode-theme-ver-8.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4,vc_responsive

Artículo: “Takashi Sasaki, el hombre que estaba allí”, por Ángela Santos (texto) y Eva Vázquez (ilustración)

Haruki Murakami

26 Mar Artículo: “Takashi Sasaki, el hombre que estaba allí”, por Ángela Santos (texto) y Eva Vázquez (ilustración)

Soñadores “poco realistas” es el título del discurso de Haruki Murakami mencionado en el artículo de Ángela Santos sobre Takashi Sasaki. Entre otras cosas interesantes, Murakami dice:

“Los japoneses deberíamos haber continuado diciendo NO a la energía nuclear. Esta es mi opinión. Deberíamos haber dedicado el poder tecnológico, el conocimiento y el capital social que teníamos como país a desarrollar una forma de energía efectiva que pudiera sustituir
la nuclear. Aunque en todo el mundo se hubieran reído diciendo que los japoneses éramos tontos de no usar la energía nuclear, que es la más eficiente, nosotros deberíamos haber seguido firmes, sin renunciar a la alergia a la energía nuclear que hubimos de adquirir mediante la experiencia de las bombas atómicas. El desarrollo de una forma de energía que no utilizara la energía nuclear debería haber sido el tema principal del camino que ha hecho el Japón desde la guerra.
Esta habría sido la manera de asumir una responsabilidad colectiva hacia las numerosas víctimas de Hiroshima y Nagasaki. En Japón se necesitaba una ética, un modelo y un mensaje social tan fuertes como este. Habría sido una gran oportunidad para que los japoneses hiciéramos una contribución real al mundo. Pero, animados por el rápido crecimiento económico, nos hemos dejado guiar por el criterio fácil de la “eficiencia” y hemos perdido de vista este camino tan importante.”

La iniciativa Senri no michi se propone traducirlo al mayor número de idiomas, y hasta hoy han conseguido volcarlo al francés, coreano, chino, alemán, italiano, castellano, catalán